La dependencia emocional en la pareja

No puedo vivir sin ti. No me imagino la vida si no estás a mi lado. Estaría todo el día contigo. Por ti, lo dejo todo. Te quiero más que a mi vida. Si te tengo a ti no necesito nada más. Sin ti la vida no tiene sentido. Esto es dependencia emocional en la pareja.

Estas frases que en ocasiones todos hemos podido decir hacen mucho daño y se convierten en un grave problema cuando se convierten en pensamientos reales y en frases literales que guían nuestro comportamiento y se sitúan cómo pilar en una relación de pareja. También, son la base de una adicción a tu pareja, son las bases de la dependencia emocional en la pareja.

La Dependencia Emocional en la Pareja es la necesidad extrema de carácter afectivo que una persona siente hacia su pareja a lo largo de sus diferentes relaciones

La dependencia emocional en la pareja consiste en “la necesidad extrema de carácter afectivo que una persona siente hacia su pareja a lo largo de sus diferentes relaciones”. Asimismo, existen hábitos de conducta que aunque puedan parecer inofensivos pueden convertirse en adictivos e interferir grave y negativamente en la vida cotidiana de las personas sin necesidad de que se trate de un consumo descontrolado de sustancias, se denominan socio-adicciones y la Dependencia Emocional se puede considerar una. 

Relaciones poco sanas

Las personas que sufren de dependencia emocional tienden a establecer relaciones de pareja desde muy temprana edad y muestran una gran necesidad de pasar tiempo con la otra persona. Se ha visto en estas personas que aunque la relación de pareja no sea agradable, satisfactoria o incluso si se encuentra deteriorada, los dependientes emocionales intentan aferrarse a la relación y llevan a cabo actos desesperados con el fin de no romper con ésta. En resumen, se podría definir este patrón de comportamiento con un «juntos aunque duela». 

«Juntos aunque duela»

En la mayoría de casos de violencia de género o violencia entre los miembros de la pareja llegan a soportar años de maltrato físico y psicológico y aún así siguen luchando por seguir con la relación. Aunque sea tóxica y dañina. 

Las personas que sufren de dependencia emocional suelen ser personas con poco afecto hacia sí mismas y adoptan una postura de sumisión hacia su pareja. En cambio, la pareja puede optar por una postura dominante, produciéndose en consecuencia un desequilibrio en la relación. Por ejemplo, el modus operandi que adopta una persona con dependencia emocional al entrar en una relación de pareja suele ser ir dejando las aficiones que tenía antes, va perdiendo amistades, la família pasa a ser el segundo plano, y va dejando aspectos de su vida diaria centrándose en la vida de la otra persona.

También, se relaciona la dependencia emocional con la violencia en la pareja. Pues, podría ser la causante de permitir este abuso constante con el fin de no perder a la otra persona ni romper con la relación. En este caso, las personas dependientes emocionales, pueden ser maltratadas y seguir queriendo a la pareja que la maltrata y humilla. 

Mi mundo, mi pareja, mi todo. 

Pero, no todas las personas llegan a ese extremo. Pues, el hecho de ir olvidando tus metas, tus sueños, tus amistades, tus aficiones, etcétera. El hecho de dejar de hacer aquello que te motivaba que te hacía feliz. Es una forma de ejercer violencia contra ti misma. Pasa que, te lo haces voluntariamente. Entonces, el problema es que deseas hacerlo. Porque, de repente tu prioridad es tu pareja. Tu mundo es tu pareja. Y vives por y para hacer feliz a tu pareja.

Esperar lo mismo a cambio

El hecho de dedicar tanto esfuerzo, tiempo y cariño a tu relación, es que quieres lo mismo a cambio. Por lo contrario, tu pareja no dependiente no va a dejar su vida de lado por ti (que es lo saludable). Entonces, llegan los reproches, las discusiones y el sentirse inferior. Aparecen los yo te quiero más y los yo lo haría por ti. Surge el dolor, la desesperación y las conductas tóxicas. Realmente para una persona con dependencia emocional todo se vuelve un infierno y llegan a sentir un dolor muy grande pues nadie puede cumplir sus expectativas sobre una relación de pareja. 

De la Dependencia Emocional de pareja se sale

Pero, no os preocupéis, de la dependencia emocional se sale. En primer lugar, debemos detectar que tenemos un problema y querer cambiarlo. En segundo lugar, pedir ayuda a un profesional es la mejor opción. Es decir, cuando vemos que las cosas que hacemos por amor y/o cariño nos perjudican, notamos que no sabemos decir que no a nuestra pareja, que dejamos nuestras responsabilidades y sueños por una tercera persona, debemos reflexionar. En tercer lugar, tenemos que buscar un cambio.

Lo más importante es que antes de querer a otra persona tienes que quererte bien y mucho. Antes de cuidar a otra persona cuídate y mímate. En resumen, esta es la forma de lograr una relación sana y bonita. 

Conoce a nuestras especialistas en

Dependencia Emocional

¿Quieres saber si tienes dependencia emocional?

Haz nuestro test de dependencia emocional.

Referencias:

  • Santamaría, J.J., Merino, L., Montero, E., Cano, M., Fernández, T., Cubero, P., López, O y González, V. (2015). Perfil psicopatológico de pacientes con Dependencia Emocional. Revista Iberoamericana de Psicosomática, 116(1), pp. 1-11.
  • Momeñe, J., Jáuregui, P y Estévez, A. (2017). El papel predictor del abuso psicológico y la regulación emocional en la dependencia emocional. Psicología conductual 25(1), pp. 65-78.

  • Hoyos, M. (2007). Distorsiones cognitivas en personas con dependencia emocional. Informes psicológicos, 9(1), pp. 55-69.